IFN - Instituto Ferrero de Neurología y Sueño

Los NIÑOS y su sueño..

Introducción:

Siempre pensamos que los niños duermen muy bien. Se “duerme como un niño”, despreocupado y sabiéndose cuidado por sus padres.
En términos fisiológicos esto es cierto.
Pero sin embargo, las alteraciones del sueño en los niños son un problema mucho más frecuente de lo que se cree. Se estima que un 20% de los niños sufre insomnio infantil. Éste se caracteriza por la dificultad del niño para dormirse solo, tener un sueño superficial con despertares frecuentes por la noche y al final se resume en dormir menos horas de las que el niño necesita. Dormir un número de horas mínimo para cada edad se hace imprescindible para la maduración cognitiva del niño.

El 90% de los casos de insomnio infantil se debe a la adquisición por parte del niño de hábitos incorrectos durante las primeras etapas de su infancia, como por ejemplo la flexibilidad de horarios por parte de los padres o la falta de afectividad por parte de éstos.
Estos pequeños no padecen ninguna alteración psicológica ni enfermedad, simplemente tienen una alteración en sus ritmos biológicos por no haber adquirido un hábito correcto.
En los niños hasta los 5 a 6 años, muchas veces se debe atribuir el conflicto con el sueño a un mal manejo de sus padres en cuanto al establecimiento de límites, o a una inadecuada contención de los naturales miedos e inseguridades de los niños.
A menudo, por este tema, se muestran más nerviosos durante el día y con falta de concentración, pero si el problema se corrige a tiempo, el niño volverá a tener un comportamiento normal. Es necesario detectar pronto estos problemas ya que, en muchos casos, estas alteraciones pueden permanecer y cronificarse en el adulto. Esto requiere un abordaje médico y psicológico temprano. En ocasiones, puede necesitar tratamiento farmacológico.
Los casos leves se pueden remediar con modificaciones en las actividades del niño antes de dormirse. Como por ejemplo, acostumbrarse a leerle un cuento cada noche, en una habitación diferente donde el niño duerme, para que no se le haga imprescindible el cuento para dormir. Otras medidas son poner límites estrictos en la hora de dormir.
El cuarto debe estar a oscuras y tener una temperatura adecuada.
El niño debe dormir siempre en su cama (nunca con los padres) y acostumbrarse a dormirse solo, sin tener que usar el chupete o un juguete, o sin tener que ser acunado, es decir, sin ayudas. No es aconsejable que vea la televisión o el uso de videojuegos justo antes de irse a la cama, ya que pueden excitarle y dificultarle conciliar el sueño.

Entre las alteraciones comunes del sueño en los niños se incluyen:

  • somnolencia diurna,
  • terrores nocturnos,
  • pesadillas,
  • sonambulismo, etc.

Pueden tener Apneas ?:

SI, los niños pueden sufrir de apenas obstructivas del sueño.
Si roncan y además:

  • Les cuesta despertarse.
  • Tienen sueño de día.
  • Malhumor y/o irritabilidad.
  • Cefalea.
  • Sequedad de boca
  • Son dispersos y de bajo rendimiento.

Se deben estudiar con una PSG.
Si se confirman las apneas, es muy común que se deban a hipertrofia adenoidea, que se estudia con examen ORL y Rx de cavum .
La cirugía en estos casos las suele resolver.



Indice de Consejos para vivir mejor


Solicitar un turno

Copyright © IFN 2017

Diseño web: InitiumWeb