IFN - Instituto Ferrero de Neurología y Sueño

El sueño y la comida

La comida en general

Comer o beber demasiado puede generar disconfort a la hora de acostarse. Es mejor evitar una comida pesada muy cerca del horario de acostarse. La sabiduría antigua recomendaba:

  • Un desayuno de Rey
  • Un almuerzo de Príncipe
  • Una cena de mendigo
Pero, sin exagerar… : El hambre también puede despertar a una persona.

También recordar que los alimentos muy condimentados pueden causarle acidez, lo que le ocasionará dificultad para dormir e incomodidad durante la noche.

Trate de evitar la ingesta de mucho líquido cerca de la hora de acostarse para evitar los despertares nocturnos para ir al baño.
Algunas personas consideran que la leche o el té de hierbas poseen propiedades calmantes que les ayudan, en parte, a la rutina del dormir. No hay motivos para oponerse.

La alimentación en detalle.

El Triptofano: Los alimentos con triptofano mejoran el sueño y el alerta al despertar. Son especialmente ricos en triptofano el pavo, pollo, leche, queso, pescado, huevos, soja, semillas de calabaza, nueces, maní y manteca de maní.
Sin embargo, para sintetizar serotonina, el cuerpo necesita además de triptófano, ácidos grasos omega 3 , magnesio y zinc. Por tal motivo, alimentos ricos en magnesio como las bananas, las nueces, las legumbres, las verduras y el germen de trigo.

Es un aminoácido precursor de la serotonina, la cual es precursora de la melatonina. Lo mejor es comidas con muchas proteínas, en especial si contienen triptofano.

Los hidratos de carbono con altos índices glucémicos, ingeridos 4 horas antes de acostarse, mejoran la latencia al sueño.

Aumentar el triptofano en el desayuno mejora el rendimiento en niños y adolescentes



Indice de Sepamos sobre el Sueño


Solicitar un turno

Copyright © IFN 2017

Diseño web: InitiumWeb