IFN - Instituto Ferrero de Neurología y Sueño

El alcohol y las drogas

ALCOHOL

Aunque mucha gente piensa que el alcohol es un tranquilizante, en realidad interrumpe el sueño, causando despertares nocturnos. Produce una somnolencia inicial, que facilita la inducción a algunas personas, pero a las pocas horas, produce despertares.
Por lo tanto, en el balance, el consumo de alcohol ocasiona noches de sueño no reparador. Superada cierta cantidad, no debemos olvidar que es un tóxico para el SNC.
Sus consecuencias son:

  • ? Disminuye el sueño profundo,
  • ? reduce el sueño REM
  • ? aumenta la presencia de pesadillas.

Se asocia con somnolencia diurna, depresión, etc.

El caso de los adolescentes implica algunas diferencias, ya que los jóvenes usan mayor cantidad de alcohol en general, de menor calidad y concentrado, en el fin de semana.

Las leyes de tránsito, que como máximo permiten 0,5 gramos por litro, han ayudado a reducir el consumo en general, especialmente el nocturno, que se sumaba al natural cansancio com como causa de accidentes.

DROGAS VER TIPOS

Las (tipo) heroína o cocaína, suelen facilitar el sueño, pero al intentar deshabituarse aparece el insomnio.
Las psicoestimulantes, son excitadoras, y en todas las fases del uso producen alteraciones del sueño.



Indice de Sepamos sobre el Sueño


Solicitar un turno

Copyright © IFN 2017

Diseño web: InitiumWeb