IFN - Instituto Ferrero de Neurología y Sueño

Cefaleas o dolor de cabeza

Se trata de una patología que, si bien resulta benigna en la gran mayoría de los casos, puede arruinar la calidad de vida de muchas personas. Para muchos, es incapacitante al menos en los momentos de dolor severo.

Es difícil definir el porcentaje de población que sufre de estos dolores, pero la experiencia es que las personas a quienes nunca les duele la cabeza son una minoría.
La mayoría de los dolores de cabeza se agrupan en dos causas principales :

  • la cefalea tensional o de origen muscular, debida a la contractura de músculos del cuello, o de la masticación. Muy común en personas ansiosas, o bajo presión por problemas externos. Requiere actuar desde lo psicológico, con relajantes, tranquilizantes, kinesioterapia, etc.
  • La de tipo migrañoso o jaquecosa, en la cual el dolor se origina en una dilatación de las arterias. Esta ocurre más en mujeres, suele acompañarse de náuseas, fotofobia, etc. Puede ser desencadenada por olores, comidas, fases menstruales, o ser, aparentemente, espontánea.
Hay muchas otras causas, por esfuerzo visual prolongado, por frío, fiebre, cambios hormonales, etc.

Hay también, de modo menos frecuente, cefaleas por presión elevada, aneurisma, meningitis, hematomas, etc.

Por ello es que el desafío de la Medicina es llevar el estudio y tratamiento de los dolores de cabeza al terreno más científico, alejando la automedicación, e insistiendo en encontrar el origen de cada cuadro.

Para ello existen estudios que buscan descartar causas orgánicas, intentan comprenden los elementos que desencadenan las crisis, y enseñar al paciente a manejar las situaciones, por ejemplo mediante Talleres de Cefaleas.

El paciente debe saber que es importante llevar un diario de cefaleas y registrar la frecuencia, intensidad y factores desencadenantes de sus dolores.
Y que debe evitar el uso de calmantes no indicados por los médicos. Los que contienen ergotamina, por ejemplo, pueden tener efectos negativos sobre la presión arterial, o generar una dependencia progresiva.

En el caso de las migrañas, cuando son frecuentes se prefiere el uso de medicamentos preventivos, para reducir la frecuencia e intensidad de las crisis. Se ha incorporado, recientemente, el uso de Toxina Botulínica para algunos casos severos. También se están usando dispositivos de Estimulación Transcraneana, como en Cefaly, que permiten tratamientos prolongados sin riesgo alguno.

El punto central es que la gran mayoría de los dolores de cabeza pueden ser corregidos si se hacen los pasos ordenados, tanto de diagnóstico como de tratamiento integral. Consulte



Indice de Cefaleas


Solicitar un turno

Copyright © IFN 2017

Diseño web: InitiumWeb