IFN - Instituto Ferrero de Neurología y Sueño

Tratamientos cognitivo conductuales

Son un pilar fundamental en el tratamiento del insomnio. Se trata de diferentes técnicas psicoterapéuticas dirigidas a aliviar aquellos factores que perpetúan el insomnio, independientemente de la causa.

Es un complemento a las pautas de higiene del sueño y a la farmacoterapia, que por lo general no debe usarse en forma crónica. Si bien el tratamiento cognitivo-conductual (TCC) puede llevar más tiempo para implementarse, los beneficios son más duraderos, en comparación con los fármacos.

Estas técnicas deben estar realizadas por un profesional con experiencia. Dado que existen diferentes estrategias, el tratamiento debe ser individualizado para cada paciente. Es de fundamental importancia una primera entrevista semi-estructurada o pautada con el psicólogo o profesional a cargo para hacer un correcto relevamiento de la situación del paciente.

Terapia de control de estímulos:

Se trata de reducir las actividades que interfieren con el inicio del sueño. Se trabaja con la hipótesis de que el insomnio se perpetúa por una respuesta condicionada del individuo sobre la habitación y el tiempo en vigilia.
Algunos ejemplos:

  • Ir a la cama solo cuando hay sueño
  • Si no se puede conciliar el sueño en 15 o 20 minutos, se debe levantar de la cama, hacer alguna actividad relajando y volver cuando haya sueño.
  • Sin importar la actividad al día siguiente, se debe levantar siempre a la misma hora.

Terapia de restricción del sueño:

Se basa en la observación de que muchos pacientes con insomnio pasan largos períodos despiertos en la cama. Es una estrategia muy rigurosa que limita el tiempo en la cama según el tiempo total del sueño calculado en el paciente.

Intenta evitar que el tiempo excesivo despierto en la cama fraccione el sueño y perpetúe el insomnio. No debe ser menor a 5 horas.

Técnicas de relajación:

Dirigidas a reducir el alerta psico-fisiológico. Se incluyen técnicas de relajación muscular progresiva para reducir el despertar somático, y técnicas de meditación y entrenamiento imaginario, para disminuir el despertar cognitivo.

Educación sobre higiene del sueño:

Forman parte del TCC ya que disponen al paciente y al entorno ambiental para un buen dormir (Ver secciones previas).

Componente cognitivo de la TCC:

Ayuda a los pacientes a identificar, desafiar y cambiar pensamientos y actitudes negativas hacia el sueño y los alienta a reemplazarlos por conceptos mas adaptativos. Se intenta limitar la perturbación emocional disparada por el insomnio.

Todas estas técnicas se pueden combinar en función de las necesidades del paciente.



Indice de Insomnio


Solicitar un turno

Copyright © IFN 2017

Diseño web: InitiumWeb