IFN - Instituto Ferrero de Neurología y Sueño

Sueño y la Cardiología

Cada vez más los cardiólogos están incorporando a las apneas obstructivas del sueño como un factor de riesgo cardio-vascular, ya que se pueden asociar a hipertensión arterial refractaria al tratamiento médico, insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio etc.

Existe una gran relación recíproca:

  • a) Un buen sueño requiere una buena vascularización de las estructuras que regulan el sueño, esencialmente el sistema vértebro basilar. Las obstrucciones vasculares en este sistema y los infartos que se siguen pueden afectar al sueño.
  • b) A su vez, alteraciones del sueño como despertares en exceso y el esfuerzo respiratorio, determinan cambios en el flujo sanguíneo cerebral, aumento de la presión arterial, frecuencia cardíaca y respiratoria.

El SAOS es uno de los factores de riesgo más importantes para las enfermedades cardiovasculares y el infarto de miocardio (IAM). Estudios recientes hablan de un incremento de 2 a 5 veces de sufrir un ictus isquémico en pacientes con SAOS no tratados. Y esto se debe a que el SAOS se relaciona a HTA, ateroesclerosis, arritmias, mayor hipoxemia, hipercoagulabilidad, e hiperviscosidad, etc.

  • La HTA: El Wisconsin Sleep Cohort Study mostró, tras 4 años, el triple de riesgo de HTA en los que tenían al menos 15 apneas por hora respecto los que no las tenían.
  • El IAM: aumenta claramente en el SAOS, por la combinación de factores inflamatorios de daño vascular, HTA, estado protrombótico y otros, combinado con la frecuente presencia, en pacientes con SAOS, de obesidad, diabetes, y dislipemia.
  • Muerte súbita: por arritmias ventriculares en general, puede ser motivada por la sobrecarga adrenérgica durante los muy frecuentes despertares de las pacientes con SAOS. Se le suman los IAM y ACV severos que también pueden llevar a la muerte.



Indice de Sepamos sobre el Sueño


Solicitar un turno

Copyright © IFN 2017

Diseño web: InitiumWeb